La mina ha mantenido el nombre en honor a la Leyenda de la Princesa Anahí, que relata un   conmovedor romance entre la princesa de la tribu Ayorea y el conquistador español Don Felipe.

Don  Felipe, al llegar a las Américas, se enamora y  casa con la princesa   ayorea  Anahí,   de cuyo padre recibe como dote una  gruta de gemas preciosas. 

Con   el  tiempo, Don Felipe decide retornar a su patria y llevarse con él a su amada esposa,    decisión que no es bienvenida por parte de la tribu, quienes conspiran para asesinar al conquistador. La princesa al enterarse de esto, advierte y ayuda a escapar a su esposo, a quien le entrega la gema que llevaba en su pecho como talismán, y luego desaparece para siempre  en las profundidades de la gruta.

El conquistador, una vez a salvo, descubre una magnifica gema bicolor, único recuerdo  y   símbolo del corazón dividido de la princesa Anahí.

Esta gema bicolor es el Ametrino y representa la eterna unión del amor.